TEXTOS

Ensayos para una geografía íntima  de Anahí Ojeda
por
María Laura Martinez Bogozzi





"(...) si observas algunos muros sucios de manchas o construidos con piedras dispares y te das a inventar escenas, allí podrás ver la imagen de distintos paisajes, hermoseados con montañas, ríos, rocas, árboles, llanuras, grandes valles y colinas de todas clases. Y aún verás batallas y figuras agitadas o rostros de extraño aspecto..."



Tendría unos 8 años cuando un compañero de taller de literatura imaginó un mundo dentro de una mancha de humedad en la pared. Que mirando de cerca, bien de cerca con un microscopio, en la mancha encontraría naciones enteras.



Me gusta mirar de cerca.

Mirar de cerca permite ver detalles, el engranaje, el cómo.

Mirar de cerca pinturas o dibujos me convierte en testigo del momento en el que el artista pinta la mancha, traza la línea, mueve una mano, entrecierra la boca al soplar un pelo de pincel, desplaza una y otra y otra vez en el taller sus pies para alejarse y observar.



Ahora pienso que al mirar las pinturas de Anahí, estoy observando de cerca su propio cuerpo. Anahí experimenta técnicas, ensaya estilos, prueba herramientas, y del trabajo en su laboratorio selecciona imágenes de sus propias células. Las veo guardar historias, unirse y disociarse, penetrarse, tensarse, sé que intercambian información preciada. Enigmáticas, velan el secreto de la creación.


“A través de un día”

nauguración Sábado 19 de Mayo - 19.30 hs
“A través de un día” 
Ana Buffagni - Anahí Ojeda
”(…) Anahí bucea en la investigación que le da la transformación de la acuarela generando accidentes  con el uso del agua sin saber el resultado final  de la mancha.  Evoca  su niñez usando materiales escolares como crayones, lápices y  a veces calcos. Bocetos espontáneos donde se unen azar y precisión.
Imágenes quietas, en pausa, en las que pareciera algo esta por acontecer y quedó en suspenso, así Ana nos sumerge en sus tramas. Sencillas, algo extrañas, éstas situaciones se vuelven intrigantes y significativas,  como en Twin peaks, donde todo acontece con tranquilidad, pero hay algo latente  flotando en el aire y no se sabe muy bien que es. Lo que se esconde, lo que no se dice.
Con miranda apacible pero inquietante, ella nos observa con un tono melancólico, sola y callada, en su austeridad despojada, no revelando sus sentimientos, simplemente posa y mira a cámara con aparente fragilidad, pero desafiante.
Ana toma imágenes de  revistas y las reformula, arma y desarma, cambia y combina, transformándolas en especie de retratos-escenas ficticias. Con imperceptibles cargas dramáticas y una ambientación con destellos cinematográficos y un poco atemporales, transfigura el momento para trasladarnos a estas situaciones aletargadas, donde estelan el tiempo y la espera, sin poder dejar de mirar y pensar, que pasará…
Lánguida y apacible inquietante y hermosa, como Ana Bufagni, sus obras.
Las artistas nos introducen en una atmosfera donde nada es lo que parece a simple vista, es recién después de mirar unos segundos, cuando comenzamos a vislumbrar detalles que no percibimos anteriormente. El esfuerzo por desentrañar éstos mundos singulares es en vano porque sin darnos cuenta cambian sutilmente a cada momento”.
Irene Ripa Alsina
***************************************************************************************************************************************************************************************************************************



Dos vidas en un día

Hasta el 14 de junio se puede ver la muestra de las artistas Ana Bufagni y Anahí Ojeda en la Isla Galería (Diag. 79 n° 1084 entre 6 y 55). 
29.05.2012 | 09.41   |   FacebookTwitter
Galería de Imágenes (2)

Acuarela de la artista Anahí Ojeda.
Cuan apropiado resultan ciertos nombres incluso más allá de lo que presumen designar. Este es el caso de una Isla Galería que alberga la muestra A través de un díauna serie de obras que estelan en un mar de expresiones. Cada una de las pinturas de las artistas Ana Bufagni y Anahí Ojeda son dignas de ser admiradas por su superficial belleza, pero al mismo tiempo son sólo la huella de aguas removidas, de una historia que está en continuo movimiento fuera de nuestra mirada.

En el texto de la muestra Irene Ripa Alsina afirma que en las obras aparecen “Espacios desbordados, verdes, agitados, naturales, selváticos, contenidos, inestables, solitarios, traslucidos, a punto de… en los que orbitan la intriga y el misterio de lo cotidiano y lo fabuloso.” Porque es en los pasajes más apacibles donde la posibilidad de lo inminente se hace latente.

Por su parte, la artista Ana Bufagni toma imágenes de revistas y las transforma de tal manera que las convierte escenas propias de otro lenguaje. Es en la dedicación con la que construye los espacios que la atmósfera gana terreno más allá del cuerpo que adopta la postura del retrato. Ripa Alsina sostiene ”son imágenes quietas, en pausa, en las que pareciera algo esta por acontecer y quedó en suspenso, así Ana nos sumerge en sus tramas. Sencillas, algo extrañas, éstas situaciones se vuelven intrigantes y significativas, como en Twin peaks, donde todo acontece con tranquilidad, pero hay algo latente flotando en el aire y no se sabe muy bien que es. Lo que se esconde, lo que no se dice. Con imperceptibles cargas dramáticas y una ambientación con destellos cinematográficos y un poco atemporales, transfigura el momento para trasladarnos a estas situaciones aletargadas, donde estelan el tiempo y la espera, sin poder dejar de mirar y pensar, que pasará…”

Pero las obras de Bufagni se encuentran con las de Anahí Ojeda en las que la naturaleza irrumpe como un espacio vedado y justamente por eso completamente fascinante, reeditando cierta sensación propia de la infancia. “De tardes cálidas, de días que flotan y transcurren entre la maleza, la espesura, los árboles, las plantas, los yuyos, los juegos y los cuentos paternos del monte chaqueño. – dice Ripa Alsina está compuesta la obra de la autora - Cae la noche y con ella llega la humedad. El silencio y la soledad comienzan a subir por los pies, sintiendo que las plantas toman extrañas formas y movimientos tentaculares, el verde se transforma en negro y los pasos crujen contra las hojas secas. Hay que esperar hasta mañana para volver. Los niños y las plantas se fusionan creando una simbiosis dentro de ese ecosistema, en el que se superponen, mezclan y camuflan la relación siniestra entre infancia y naturaleza.” Así la investigación que hace de los accidentes de la acuarela, de la mancha una cita con la infancia un pasaje directo al recuerdo. Otro tiempo y espacio que se abre como una isla en el medio de la ciudad, de la vida cotidiana.




CUBO Suplemento de Cultura Diario el Dia.

Coloridos climas

Exquisita y melancólica, la muestra "A través de un día" -de las artistas Ana Buffagni y Anahí Ojeda- se verá desde el sábado en el espacio Isla
Mujeres; flores; paisajes que se vislumbran entre coloridas manchas. Ese mix visual puede apreciarse por la ventana de la muestra "A través de un día", que preparan las artistas Ana Buffagni y Anahí Ojeda. Quedará inaugurada el sábado 19 de mayo, a las 19.30, en el espacio Isla, de diagonal 79 entre 6 y 55.

Coloridos climas que se aprecian en las pinturas de Buffagni y las acuarelas de Ojeda. De sus obras estará inundada la galeria de Isla.

Irene Ripa Alsina, hace un detalle de la muestra: "(...) Anahí bucea en la investigación que le da la transformación de la acuarela generando accidentes con el uso del agua sin saber el resultado final de la mancha. Evoca su niñez usando materiales escolares como crayones, lápices y a veces calcos. Bocetos espontáneos donde se unen azar y precisión.

"Imágenes quietas, en pausa, en las que pareciera algo esta por acontecer y quedó en suspenso, así Ana nos sumerge en sus tramas. Sencillas, algo extrañas, éstas situaciones se vuelven intrigantes y significativas, como en Twin peaks, donde todo acontece con tranquilidad, pero hay algo latente flotando en el aire y no se sabe muy bien que es. Lo que se esconde, lo que no se dice", explica.

"Con miranda apacible pero inquietante, ella nos observa con un tono melancólico, sola y callada, en su austeridad despojada, no revelando sus sentimientos, simplemente posa y mira a cámara con aparente fragilidad, pero desafiante.

"Ana toma imágenes de revistas y las reformula, arma y desarma, cambia y combina, transformándolas en especie de retratos-escenas ficticias. Con imperceptibles cargas dramáticas y una ambientación con destellos cinematográficos y un poco atemporales, transfigura el momento para trasladarnos a estas situaciones aletargadas, donde estelan el tiempo y la espera, sin poder dejar de mirar y pensar, que pasará…

"Lánguida y apacible inquietante y hermosa, como Ana Bufagni, sus obras.

"Las artistas nos introducen en una atmosfera donde nada es lo que parece a simple vista, es recién después de mirar unos segundos, cuando comenzamos a vislumbrar detalles que no percibimos anteriormente. El esfuerzo por desentrañar éstos mundos singulares es en vano porque sin darnos cuenta cambian sutilmente a cada momento", concluye Ripa Alsina.

No hay comentarios: